El sitema educativo

Después de haber estado en un evento cultural de un colegio de São Paulo, me quedé pensando sobre la forma que tiene la enseñanza actual, o sea, cómo es su arquitectura. Indudablemente, el sistema educativo, más allá de tener que desarrollar un contenido de conocimientos, debe usar formas de calificación.
Si por un lado tenemos la polémica de qué conocimiento presentar y para qué darlo, a esto se suma otra cuestión: cómo calificar a los alumnos. Puede ser por participación, trabajos teóricos o prácticos, exámenes escritos u orales, disertaciones, eventos científicos o culturales.
Algunos de estos medios, tal vez, sean los más justos medidores de la cantidad y calidad del conocimiento de los estudiantes.. Es esto de lo que se trata, así parece.
Pero lo increíble es ver el uso de todos estos instrumentos de calificación mezclados como ensalada rusa, usándolos todos al mismo tiempo. La pregunta que no calla es si al fin y al cabo aprenden.
Para complicarla un poco más, algunos estudios realizados ya constatan mucha desconcentración frente al mundo de los SMS, los correos electrónicos desbordando todo, las llamadas a cualquier hora y en cualquier lugar, y por supuesto, el infinito chateo. Por lo tanto, la imposibilidad de desengancharse de todo ese mundo conlleva una desorganización mental.
Además, y sumándolo a lo anterior dicho, los chicos deben hacer todo tipo de malabares para aprobar las asignaturas.
En el evento cultural que estuve en el reciente y cambiante mes de setiembre, el grupo que más me llamó la atención fue el que presentó un restaurante donde servían platos típicos brasileños.
Por un lado, hicieron un trabajo práctico: el de elaborar todas las comidas que sirvieron. Por otro lado, tuvieron que hacer un estudio previo de alimentos, hábitos alimenticios, geografía, es decir, un estudio sociocultural y gastronómico.
Indudablemente, tener que meter las manos en la masa, lleva a una experiencia donde no sólo se hace uso del raciocinio lógico, sino que además obliga a actuar, intuir, y generar cambios, lo que necesita responsabilidad.
Creo que es un error pensar que todo se resuelve a través de un ejercicio mental. Si fuera así, por qué en el mundo hay tanta degradación a causa de los cambios hechos por el hombre en el medioambiente. Se supone que todo fue lógicamente pensado por científicos.
El mundo de la educación viene pidiendo a gritos cambios radicales. No cabe duda de que cuesta encontrar una repuesta sobre cuál es el objetivo de lo que aprendemos en las instituciones formales de enseñanza, porque el sistema educativo está más preocupado en las herramientas para administrarse que en las reacciones que genere un ciclo de estudios en los estudiantes.
Creo que en lo más profundo de su alma la persona percibirá si hubo o no cambios en su vida al pasar por la primaria, secundaria o universidad. La semilla de la educación arraigada en el ser humano dará más frutos y más útil ese hombre será para la sociedad.
Así que la educación es un cimiento imprescindible para el desarrollo humano. Lo que nos falta es hacer cambios urgentes en el sistema educativo sin tenerle miedo al futuro.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *