La iniciativa popular

La ley que prohibirá las corridas de toros en Cataluña a partir de 2012, es una señal de que los tiempos cambian en algunos casos, por lo menos, para bien. Otro aspecto interesante es que la norma nació de una iniciativa legislativa popular, un recurso existente en la mayoría de los sistemas democráticos de gobierno, que le permite al pueblo, en forma más directa, por decirlo de alguna manera, participar en la vida política de su país haciendo leyes, por ejemplo. El referéndum y el plebiscito son recursos democráticos de participación política también, pero menos directos, me parece.
Las leyes que protegen a los animales de todo sufrimiento innecesario parecería que nacen en países más desarrollados, aunque no es exactamente un axioma pensar que los países que no protegen a los animales de las crueldades humanas sean subdesarrollados, o atrasados, según la concepción actual de atraso.
Por supuesto que no existe una escala de más o menos avanzado tomando como referencia el trato con los animales. Todo se vincula hoy en día a los avances tecnológicos, a los derechos civiles y políticos, a la producción científica y al conocimiento para medir su desarrollo, pero no se le resta puntaje a ese país por su actitud bélica. Por lo tanto, no cabe duda de que se dan ciertas contradicciones. Por un lado tienen una postura dadivosa de derechos internos a sus habitantes y, por otro lado, tienen una posición opresora con los países marginados y sus gentes de la economía global.
Pero bueno, estas paradojas parecen algo totalmente normal y no hay que revisar.
En Brasil, un proyecto de ley de iniciativa popular también fue promulgado este año, aunque su objetivo es diferente al catalán. La ley es para prohibirles a políticos que hayan sido condenados por la justicia electoral o civil, presentarse como candidatos para un cargo político en las elecciones nacionales, y ya válida la ley para este año. El resultado efectivo ya ha sido varios políticos impedidos de ser candidatos. Una ley que ha tenido un efecto real.
Volviendo a la cuestión de la protección de animales vemos que mientras en unos países se empieza a reconocerles un derecho a la dignidad, en otros países, como en Irán, aún existe la pena de muerte por lapidación en el caso de adulterio. Entonces, estas dos situaciones lo hacen pensar a uno que parece como si viviéramos en mundos diferentes, no geográficos claro, porque estamos en el mismo planeta, pero si de mentalidades.
Lo que sé sobre Irán me lo contó una amiga que tuve, y que se hizo amiga de mi esposa también. Nos contó sobre la falta de libertad que hay en esa tierra para las mujeres: deben usar burkas obligatoriamente hasta en la playa. Solo pueden mostrar su rostro a los demás.
En los países democráticos, el recurso de la iniciativa legislativa popular, puede ser una valiosa herramienta para hacer que los tiempos continúen cambiando para bien de toda la sociedad, del mundo, y demostrarles a los teóricos del “fin de la historia” que se puede y se debe continuar haciendo historia.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *