Las invirtudes y ventajas de la televisión

Según el periodista canadiense Robert Mc Neil, la televisión es como un narcótico o como la comida rápida ya que se elabora rápidamente y se come, se degluta, en unos segundos, pero claro, no alimenta.

 

Además, perjudica la capacidad de concentrarse, la habilidad para enfocar la mente en un esfuerzo intelectual como el de leer, por ejemplo.

 

Se puede decir que la televisión muestra un conjunto de programas breves, sin ninguna interconexión entre ellos muchas veces, para un público impaciente, soñoliento.

 

Por otro lado, después de estar varias horas expuesto a la pantalla sólo “mirando”, inmóvilmente, está demostrado que al dejar de ver, la persona se siente malhumorada. Y, si uno se pregunta qué cosas recuerda de todo lo visto, seguramente será muy poco.

 

No cabe duda que impacta en la mente de las personas de forma que pierden el placer por imaginar, porque no nos obliga a esforzarnos. Por supuesto, lo que se ve ya está pronto: imagen, sonido, texto oral. Este último se escucha y si hay algo que uno no entiende no se puede volver hacia atrás para nuevamente oírlo, y reflexionarlo, como se hace con el texto escrito.

 

Por mi parte, creo que hay que saber usarla. Puede llegar a ser un vehículo de difusión cultural de gran potencialidad. Pero lamentablemente, hoy en día no, se difunden por este medio audiovisual las artes y sus diferentes formas de producción social, ya sean eruditas o populares, sino que se transmite la producción extranjera, descontextualizada. Como consecuencia, se dificulta la comprensión. Además, perturba los valores socioculturales de un país, al penetrar en los hogares como una “nueva” opción o imposición cultural. Por ejemplo, las actuales series de televisión vistas por pueblos indígenas del Amazonas, colocarán en tela de juicio su modo de vida: organización social, gastronomía, religión, conceptos, la relación muy especial con la Pacha Mama (la tierra).

 

Por otra parte, un estudio referido a educación, realizado en EE.UU por la “National Training Laboratories” (Bethel, Maine) señala que el porcentaje de información aprendido por alumnos que usaron el método con medio audiovisual es sólo del 20%. Como técnica de aprendizaje, esta quedó bastante atrás como instrumento eficiente de absorción de conocimientos frente a las actividades prácticas (75%) y trabajos en equipo (90%) para solución de problemas.

 

Finalmente, para mí, la televisión nos aleja del mundo de las dimensiones, los olores, las texturas, la observación directa de la Naturaleza, para llevarnos a una representación plana, con una velocidad de sus imágenes que no condice con la realidad visual natural, a la que todos los seres vivos estamos expuestos en el entorno social y de la Naturaleza. Lo que uno ve por la caja virtual es como una cascada que nos inmoviliza e hipnotiza.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *