Papá Noel y la contaminación

Todos los años, religiosamente, arman en el estacionamiento del supermercado del barrio donde vivo, en la ciudad laberinto de São Paulo, el pesebre.
El dueño del supermercado, fervoroso católico, el señor Bergamini, estanciero y comerciante, vestido generalmente de blanco, alto, de sonrisa fácil, no dfraudó y, nuevamente, mandó poner el árbol, el nacimiento, y una cantidad impresionante de Papás Noel, excéntricos renos con sus trineos. Todo muy nórdico.
Recientemente me acerqué al pesebre y me sorprendí al ver la blanca barba de cada uno de los Papás Noel oscurecida por los gases que salen de los caños de escape de los coches. Ni siquiera los Papás Noel están libres de la contaminación ambiental.
Por otro lado, en estos días de Navidad aumentará, inexorablemente, la cantidad de basura producida por la población: bolsas, paquetes, artículos viejos que desplazan a los nuevos, decoración excesiva, en fin, muchísimas cosas.
Esa barba que era blanca y ahora es gris, parece una metáfora: el verdadero mensaje de la Navidad cambió de tal manera en esta época que hasta olvidamos quién nació, dónde y para qué vino al mundo. Papá Noel o Jesús, Roma o Nazareth, judío o romano, atar o libertar.
Además, los símbolos establecidos por la tradición católica a través de los tiempos son muchos: las velas, los colores (violeta, blanco, rojo), las campanas, la guirnalda, el pesebre, el arbolito, la estrella, los regalos, los alimentos, la cena.
Y claro que para confundir un poquito se ve mucha nieve, de espuma plast, en países tropicales o subtropicales.
El mundo actual busca incesantemente en la realidad exterior, llenar el espacio interior que necesita de otros alimentos: paz, solidaridad, compañerismo, afecto. Parece sencillo, pero la insistencia en los de fuera, la caparazón, genera una distracción espiritual enorme.
Espero que encontremos, la humanidad, el rumbo que el niño Jesús de Nazareth pregonó hace ya un buen tiempo: el bienestar de todos para, de esa forma llegar a la plenitud espiritual.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *