Un idioma paranoico

Un estado de Brasil está a punto de aprobar una ley que prohibirá el uso de extranjerismos sin su correspondiente traducción en las propagandas y, por otro lado, en documentos oficiales. Sólo falta la decisión del gobernador del estado de Río Grande do Sul para que muchas palabras en inglés, principalmente, sean traducidas o dejen espacio a su equivalente en portugués.
Ahora bien, desde ya se puede decir que la polémica que genera esta ley es totalmente lógica, porque, por un lado, el uso escrito de la lengua es un fiel reflejo de la práctica oral, y por otra parte, la publicidad y la economía, o al revés, ven como pomposo, elegante, más selecto, más culto, el omnipresente idioma inglés.
Además, todo esto es efecto de la neocolonización de la economía global, que por supuesto impacta en lo sociocultural: Alguien es “más”si coloca alguna palabrita en el idioma de Shakespeare.
Sin embargo, cabe destacar que no existe ninguna lengua en el mundo que no tenga la influencia de otras lenguas porque los idiomas son plásticos, dúctiles, como el viento, que no hay cómo reducirlo a una forma, ni cómo embotellarlo.
He pensado también que un sistema lingüístico es como un motor que tiene innumerables piezas, en el fondo, lo más importante es que funcione, incluso pueden ser componentes de diferentes orígenes sin causarle ningún problema funcional. De la misma forma, un idioma debe fundamentalmente cumplir su función, es decir,comunicar ideas, pensamientos, invenciones, fantasías, necesidades, deseos, y una lengua debe servir como instrumento para la propia vida, ya que la lengua hace parte de nuestra vida.
Asimismo yo entiendo la realidad a partir de un idioma y entonces me apropio del mundo que me rodea, simbólicamente hablando.
Habría que cuidar más el uso de las lenguas, es decir, cómo las ponemos en práctica. Deberíamos profundizar en las escuelas en el desarrollo de la oralidad y la escritura, teniendo como foco el propio acto expresivo, y no sólo la forma (la gramática). De este modo, insistir en la fuerza expresiva, comunicativa.
Para finalizar, que tanto da decir: Voy a ver el trailer de la nueva película de Almodóvar “La piel que habito” o voy a ver el avance de tal película. Entendieron que no voy a ver toda la película ¿no?, sino unos pedazos de ella. Y entonces, ¿cuál es el problema?

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *