Un planeta calvo

Los más de seis mil millones de personas que habitamos la Tierra necesitamos para subsistir el año pasado la producción total de alimentos más un treinta por ciento. Es obvio que se consume en cantidades diferentes: unos muchísimo, otros bastante y muchos algo, y como la explosión demográfica ha sido imponente los números indican a gritos y en rojo una futura crisis de la cantidad de alimentos, más importante que la financiera, la energética o la climática. Primero, y antes que nada, al cuerpo se debe alimentar.

Claro que las cuestiones climáticas también son imperiosas: el planeta podrá calentarse entre 1.6 y 6º C en este siglo de los extremos. Lo que traerá como consecuencias directas un impacto negativo sobre la producción agropecuaria y las reservas de agua dulce. Además, podrá generarse un éxodo masivo de personas en busca de alimentos y agua para sobrevivir. Este éxodo, obligatorio e internacional, creará inestabilidad entre los diferentes países por miedo a tener sus fronteras ultrapasadas ilegalmente.

Por lo tanto, en este momento, el centro de atención de todos no cabe duda que debe volcarse para nuestro planeta Tierra, y como lo pensó James Lovelock, como un “superorganismo vivo”. Un ser que está enfermo y al que se debe curar para salvarnos, nosotros que somos parte también de este ser vivo.

Supuestamente, el valor que le demos a las cosas cambiará rotundamente en el futuro si persiste la relación inversamente proporcional entre la cantidad de personas (número creciente) y la cantidad de alimentos (en número decreciente). Quizás, de aquí a cincuenta años, un plato de arroz valga más que cien gramos de oro.

Pienso que si cada uno de los habitantes de Gaia (nombre que le dio James Lovelock al planeta donde vivimos) no somos conscientes en cuanto al consumo y la ética ecológica, dejaremos al plantea como un paisaje lunar que poquísimos seres vivos podrán habitar.

No hay otra solución, debemos cambiar para resucitar a Gaia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *